Después de estar cerrado por dos años y medio, el puente de West Seattle reabre sus vías 

El puente retorna a la red de transporte de Seattle más fuerte y seguro 


Please note: to return to the English version of this blog post, you can click here.


SEATTLE – El Puente de West Seattle reabrió sus vías el día de hoy después de estar cerrado por 2 años y medio para realizar las obras de reparación dirigidas por el Departamento de Transporte de Seattle (SDOT). Durante la noche, SDOT procedió a eliminar las barricadas ubicadas en las rampas en West Seattle y SoDo, permitiendo así que las personas que conducen y usan el autobús regresen al puente.

SDOT también eliminó las restricciones correspondientes en el puente giratorio de Spokane Street (puente de bajo nivel). El sistema de cámaras automáticas, que vigiló el cumplimiento de estas restricciones, fue apagado anoche a las 9 p.m.

Funcionarios públicos y otros dignatarios se reunieron en una rueda de prensa el viernes 16 de septiembre para expresar su agradecimiento por la perseverancia y la resiliencia de miles de personas que viven en West Seattle y sus alrededores. El video de este evento está disponible en el Seattle Channel. 

Nueve rutas de autobuses de Metro del condado de King regresan al puente West Seattle el lunes: las rutas 21/21X, 50, 55, 56, 57, 120, 125 y la línea C de RapidRide. Metro espera que el uso del puente alto reduzca el tiempo de viaje y brinde un servicio confiable para usuarios entre West Seattle y el centro de Seattle. 

Las reparaciones del West Seattle Bridge incluyeron casi 60 millas de cables de acero postensados para formar la nueva columna vertebral del puente. Cada uno de los cables fue anclado en bloques especializados de concreto, entretejidos en el puente y, capaces de soportar más de 10 toneladas de fuerza. El nuevo sistema de postensado funciona en conjunto con otras reparaciones del puente, incluida una extensa red de más de 9,000 metros cuadrados de láminas de fibra de carbono reforzada tapizadas en las paredes dentro y fuera del puente y, más de 240 galones de epoxi inyectados en el concreto agrietado. 

Estos sistemas de reparación han preparado el puente para soportar el peso de vehículos y décadas de cambios de temperatura por las estaciones del año. Con estas reparaciones, el puente es mucho más fuerte de lo que era antes y durará décadas.  

Pruebas recientes demostraron que las reparaciones estaban funcionando como se esperaba y que el puente era lo suficientemente fuerte como para soportar los miles de vehículos que se estima lo cruzarán diariamente. Los ingenieros y especialistas en puentes de SDOT continuarán monitoreando cuidadosamente el puente utilizando cámaras, sensores e inspecciones frecuentes en persona.  

Durante el proceso de reparación, las cuadrillas de trabajadores instalaron plataformas de inspección permanentes entre las vigas del puente que permitirán a los inspectores examinar fácilmente el concreto de la estructura. Los equipos de trabajo también ampliaron el arcén/hombro izquierdo de los carriles hacia el oeste para que los inspectores de puentes puedan entrar en la estructura para inspecciones frecuentes sin tener que cerrar un carril de tráfico. 

Además de los trabajos de reparación, SDOT aprovechó el cierre para hacer otros tipos de trabajos de mantenimiento en el puente. Este trabajo incluyó la sustitución de antiguas juntas de expansión y estructuras de señalización, el vertido de una nueva capa de concreto en la autopista de Fauntleroy al oeste del puente, y relleno de los paneles de concreto desgastados en la zona de acceso occidental del puente.